En el artículo “Accesibilidad y uso de Internet en México. La ENDUTIH a la luz de Covid-19” del Instituto Belisario Domínguez del Senado, señala que la brecha digital ampliará aún más la desigualdad en México.

“A pesar del incremento de la población usuaria de Internet que ha tenido nuestro país en los últimos años (se pasó de 57.4% en 2015 a 70.1% en el año 2019), no se ha logrado reducir la brecha digital entre los asentamientos urbanos y rurales, ni entre los estratos socioeconómicos”, establece el estudio.

Ante la pandemia el uso de la tecnología para teletrabajo o teleeducación se ha hecho necesaria, sin embargo, no todos los estudiantes o trabajadores tienen las mismas condiciones que les permitan hacer uso de ellas.

[Te puede interesar: 133 millones de empleos digitales a nivel mundial por pandemia: ISDI]

Entre las estadísticas indican que, 50.9% de los hogares urbanos tienen computadora y 65.5% están conectados a Internet, para los hogares rurales los valores están en 20.6% y 23.4%, respectivamente.

Por lo tanto, “es posible inferir que muchos hogares en nuestro país no han tenido las condiciones adecuadas para llevar a cabo el teletrabajo o la educación en línea durante la denominada Jornada Nacional de Sana Distancia, no solamente porque carecen de conectividad digital, sino también de un equipo de cómputo adecuado para realizar este tipo de actividades.”

Otro factor importante, subraya el estudio, es que existen localidades que carecen de proveedores de internet.

En ese sentido, “la brecha digital puede ampliar las diferencias existentes entre las y los mexicanos de la siguiente manera: quien no pueda realizar educación en línea y/o teletrabajo (o capacitarse para buscar un mejor empleo en cuanto se reanude la totalidad de las actividades económicas), está en desventaja con quien sí puede hacerlo.”

En el Congreso de la Unión se han realizado iniciativas para modificar leyes con el objetivo de de garantizar el derecho de acceso a Internet, de no hacerse se profundizará la desigualdad económica, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *